La clave para tener un restaurante exitoso es poder proporcionar a nuestros clientes una experiencia inolvidable, la cual se logra combinando distintos factores. Primero, la comida debe ser exquisita, finalmente para eso salimos a un restaurante, si no es mejor cocinar en casa.

 

También es muy importante para tener una experiencia inolvidable en un restaurante es el servicio, sentir que nos consienten y que nos atienden con rapidez es otra de las razones por las que comemos fuera.

Por último, el ambiente. Es posible que a nuestros comensales les baste con una buena comida y gran servicio al cliente, pero la cereza del pastel es que el ambiente esté a punto.

Los restaurantes están enfocados a distintos públicos objetivo, no es lo mismo ambientar un restaurante para parejas, que para familias o para comida rápida. Cada restaurante tiene su concepto y su tono, y la iluminación nos ayuda a acentuarlo.

El efecto de la iluminación sobre los comensales ha sido ampliamente estudiado y se sabe que la luz puede afectar el estado de ánimo de las personas y su percepción de un lugar o experiencia determinada.

Por ejemplo, pensemos en la luz fluorescente de un restaurante de comida rápida, no es muy confortable estar ahí mucho tiempo, y no es casualidad, estos establecimientos buscan una alta rotación entre sus clientes porque como su nombre lo indica, sólo es para comer rápido.

Encontramos un tono totalmente diferente en un restaurante enfocado a parejas que buscan una escapada romántica, en estos lugares la iluminación está atenuada y sólo concentra una cantidad de luz sobre cada mesa para dar la sensación de intimidad y privacidad.

Es importante que la iluminación sea flexible y pueda adaptarse al servicio de desayuno, comida o cena según sea el caso. Para los momentos del día es recomendable sacar el máximo provecho a la luz del sol, no sólo porque es gratis, sino porque su temperatura permite visualizar los colores de la comida con mayor precisión.

La iluminación de un restaurante no tiene por qué ser fija, este consta de distintos espacios y todos tienen propósitos diferentes, por ejemplo: En el baño se necesita una luz intensa, así como en la recepción o pasillos, estas son zonas de tránsito y tanto para los clientes como para el personal puede ser peligroso que no estén bien iluminadas.

Cocinar requiere mucha precisión, por lo que la cocina debe usar luz fluorescente y pareja, esto facilitará el trabajo del personal. Si utilizas focos LED es mejor puesto que no generan calor y es más cómodo trabajar así. Asesórate con los expertos y elige la mejor iluminación para tu restaurante.