Que si son mejores, duran más tiempo, tienen una mejor relación calidad-precio, su bajo consumo energético y que su iluminación es más potente que la tradicional; todo esto y más se ha dicho sobre los focos LED y sus ventajas frente a las bombillas convencionales.  

Si estás pensando en sustituir algunos de los focos de tu casa o negocio y aún tienes dudas, a continuación, detallaremos algunas de las razones para utilizar focos LED. 

Cada vez más personas están eligiendo focos LED por encima de las bombillas incandescentes tradicionales. La razón principal es que los LED ofrecen una mayor eficiencia energética, ya que usan un 90% menos de energía que los focos tradicionales, haciendo que su costo de compra prácticamente se pague por sí mismo transcurridas algunas semanas, mediante el ahorro de energía que se ve reflejado en la factura del consumo eléctrico, así que aunque frente al aparador, las luces LED se mantengan algunos pesos arriba del costo de las bombillas tradicionales, llevarlas a casa es sin duda una inversión de la que no te arrepentirás.

¿Cómo funcionan?

La principal diferencia de los focos LED radica en la forma en que producen luz. Mientras que los antiguos focos pasan electricidad a través de un filamento de alambre delgado, los LED producen luz usando un semiconductor que emite energía luminosa cuando una corriente eléctrica pasa a través de él, haciéndolos diferentes incluso de los focos ahorradores, que pasan energía a través del vapor de mercurio creando luz ultravioleta. Luego, esta energía luminosa es absorbida por una capa de fósforo al interior de la lámpara, haciendo que brille. 

 

¿Qué tan duraderos son?

Aunque la calidad de los focos LED puede variar, en general se les considera bastante duraderos, ya que su vida útil alcanza entre 25 y 30 años. Además, los LED emiten su luz prácticamente de forma instantánea cuando se activa el interruptor, dejando atrás la luz tenue que acompaña a la espera de la puesta en marcha de las viejas bombillas. 

 

¿Debo comprar focos LED?

Aunque tú tienes la última palabra, nuestra respuesta es sí. Se trata de las bombillas más eficientes, que además de ofrecerte más por tu dinero, son duraderas y se iluminan a su máxima capacidad apenas las enciendes.   

Si el cambio total suena demasiado drástico para ti, puedes consultar nuestro catálogo de productos y llevar un par a casa para comprobar su funcionalidad y eficiencia.  

Recuerda que existen diferentes tipos de luces LED, con distintas características de iluminación, por lo que debes identificar cuál es el indicado para lograr los resultados que deseas. En general, la diferencia de tonalidad de la luz LED no debería ser demasiado notable en los espacios del hogar. De cualquier manera, vale la pena comprar un LED primero para ver si le gusta la extensión y el color de la luz antes de reemplazar las bombillas restantes.