El poder de la iluminación radica en que el solo factor de la luz puede hacer que una sala de estar o habitación luzca espaciosa o estrecha; puede marcar la diferencia entre una sensación de calma o de estrés al visitar dicho lugar. Cuando de iluminar tu casa, te enfrentas a una labor crucial, pues como sabes, todo hogar se compone de más de un ambiente; es decir, habitaciones destinadas a actividades y con fines muy diversos. 


Para que lo logres sin sufrir en el intento, te compartimos algunos consejos que te ayudarán a diseñar la iluminación de tu hogar para lucir al máximo su amplitud y detalles: 



  1. Ubica los puntos de iluminación: Inicia con la luz natural. Identifica dónde están las ventanas. Luego, el mobiliario debe instalarse de acuerdo con la posición de ellas, lo cual también determinará los puntos de iluminación artificial; es decir, la colocación de luces direccionales y/o difusas. 

  1. Determina qué tipo de atmósfera deseas crear: Los esquemas de color del espacio que deseas iluminar, incluidos los muebles, los revestimientos y todos los demás elementos que lo componen, juegan un papel fundamental para crear el ambiente que deseas que predomine en dicha área. Una habitación decorada en tonos naranjas, amarillos y tierra, por ejemplo, proyectará una sensación de calidez. Ambientes como estos necesitan luces cálidas (aunque suene redundante), y tonos amarillentos. 

La iluminación se puede utilizar para esculpir y dar forma a todo tipo de ambientes. Ten en cuenta que los colores oscuros absorben la luz, por lo que el número de puntos de iluminación será mayor en estancias decoradas en tonos más oscuros, atrevidos o puros.


  1. Define los niveles de iluminación: Cuando se trata de iluminar espacios pequeños, evita emplear luz muy brillante, ya que esto los hace parecer aún más pequeños de lo que en realidad son. En espacios con techos altos, el objetivo es potenciar la luz reflejada en el techo colocando lámparas encima de estanterías o muebles. Las lámparas de pie también pueden iluminar rincones y techos.

  1. Toma en cuenta la regla de los 5 puntos: Como hemos visto, la luz se puede colocar a diferentes alturas y direcciones, y puede tener diferentes grados de intensidad. El siguiente paso es aplicar la regla de los cinco puntos de luz: cualquier habitación cobrará vida instantáneamente si cuenta con al menos 5 puntos de iluminación diferentes.

  1. Cuida tu vista: La presencia de la cantidad correcta de luz es sinónimo de cuidado para uno de los sentidos más valorados por todos: la vista. Por ejemplo, asegurarse de que la televisión esté iluminada desde atrás es fundamental para evitar ojos cansados. 

  1. Define el centro de atención: Cada espacio tiene un objeto especial que, por ende, se convierte en el centro de atención. Ese objeto u elemento debe estar perfectamente iluminado. Destácalo con un foco directo y nota como ese cuadro, silla o planta lucen increíbles para ti y tus invitados. 

Encuentra lo mejor en iluminación aquí