Los restaurantes son lugares que nos permiten salir de la rutina. Escogemos un restaurante por su buena comida y por su buen ambiente, La iluminación juega un papel muy importante al momento de conseguir la atmósfera ideal.

La iluminación no sólo sirve para atraer clientes, sino que nos permite transmitir la identidad de nuestro negocio a nuestro público objetivo. Lograr la iluminación correcta para nuestro restaurante no es una tarea imposible, en este artículo hablaremos de las claves para tener éxito.

El primer paso es definir la identidad de tu restaurante. ¿Qué tipo de comida ofrecerás? ¿A quién va dirigido? ¿En qué momentos del día va a funcionar? Si tu restaurante estará abierto durante el día, es importante sacar el máximo provecho de la luz natural.

Si tu restaurante es de comida rápida y se encuentra en un centro comercial, lo que quieres es usar luz fluorescente para que la rotación de clientes sea alta y pasen poco tiempo en el establecimiento.

Una iluminación moderada permite a los clientes permanecer más tiempo e incluso hacer sobremesa, este ambiente es íntimo y calmado. Lo más importante de la iluminación es que sea sutil, si no podemos notarla, será cómoda y la experiencia de comer en un restaurante mejora.

Otro aspecto a tomar en cuenta es la temperatura del color, esta se mide en grados kelvin y entre mayor sea el número la percibimos más fría. La luz natural del día llega a 4000k. En los restaurantes, es recomendable iluminar cerca de la temperatura de la luz natural ya que esto no distorsiona los colores de la comida.

En un restaurante se deben lograr ambientes independientes según la zona en la que nos encontremos, debemos saber distinguir que áreas del restaurante necesitan más o ménos iluminación.

Hay áreas como los pasillos y los baños que necesitan mayor iluminación. En las mesas la luz debe ser suficiente para leer el menú, pero sin romper el ambiente íntimo y privado, lo más recomendable son las lámparas colgantes con difusores y la distancia ideal entre ellas y la mesa es de 74 cm.

La cocina es un área donde se realiza trabajo de precisión y para ello, lo más recomendable es utilizar luz fluorescente cercana a los 4000k que es lo más parecido a la iluminación natural. Además, las luces pueden ser LED lo que significa que no generan calor por lo que trabajar en un espacio iluminado por ellas es más confortable.

Siguiendo estos consejos tendrás un buen punto de partida para pensar la estrategia de iluminación de tu restaurante para obtener un ambiente que atraiga muchos clientes por la buena experiencia que obtienen al comer ahí.