Los focos LED (diodos emisores de luz en español o Light Emitting Diode en inglés) son bombillas pequeñas y sólidas extremadamente eficientes y duraderas. Por su reciente surgimiento, pero, principalmente porque funcionan de manera diferente a las bombillas incandescentes tradicionales, porque son resistentes y duraderos, los LED son mucho más atractivos para quienes buscan hacer la mejor inversión en sus instalaciones. 


Como todas las cosas, los focos LED poseen ventajas y desventajas. La buena noticia es que muchas de las segundas son perfectibles, debido a los constantes avances tecnológicos. A continuación, enlistamos las más interesantes:


Ventajas


  • Larga vida útil: 50 mil horas o más si se diseña correctamente.
  • Robusto: los LED también se denominan iluminación de estado sólido (SSL), ya que están hechos de material sólido sin filamento, tubo o bombilla que se rompa.
  • Sin período de calentamiento: los LED se encienden al instante, en nanosegundos.
  • No se ve afectado por las bajas temperaturas: a los LED les gustan las bajas temperaturas y se encienden incluso en climas bajo cero.
  • Direccional: con los LED, puedes dirigir la luz hacia donde desees, por lo que no se desperdicia luz.
  • Excelente reproducción cromática: los LED no eliminan los colores como otras fuentes de luz, por ejemplo las fluorescentes, lo cual los hace perfectos para pantallas y aplicaciones minoristas.
  • Amigable con el medio ambiente: los LED no contienen mercurio ni otras sustancias peligrosas.
  • Controlable: el brillo y el color de los LED se pueden controlar con facilidad.

Desventajas


  • Calidad de la luz: la mayoría de los LED de color blanco frío tienen espectros que difieren significativamente de un radiador de cuerpo negro como el sol o una luz incandescente. El pico a 460 nm y la caída a 500 nm pueden hacer que el color de los objetos se perciba de manera diferente bajo la iluminación LED de luz blanca fría, en comparación con la luz solar o las fuentes incandescentes. Debido al metamerismo, las superficies rojas se ven particularmente mal por la luz blanca fría típica basada en LED; sin embargo, las propiedades de reproducción cromática de las lámparas fluorescentes comunes suelen ser inferiores a las que actualmente están disponibles en los LED blancos de última generación.
  • Dependencia de la temperatura: el rendimiento del LED depende en gran medida de la temperatura ambiente de su entorno operativo. Sobrecargar el LED en altas temperaturas puede provocar sobrecalentamiento del paquete de LED, lo que eventualmente puede causar fallas en el dispositivo. Se requiere un disipador de calor adecuado para mantener una larga vida útil de estos focos, especialmente cuando se consideran aplicaciones automotrices, médicas y militares donde el dispositivo debe operar en un amplio rango de temperaturas y se requiere que tenga una baja tasa de fallas.
  • Sensibilidad de voltaje: los LED deben alimentarse con un voltaje por encima del umbral y una corriente por debajo de la clasificación. Esto puede implicar la necesidad de contar con resistencias en serie o fuentes de alimentación reguladas por corriente.
  • Alto precio inicial: los LED son más caros, precio por lumen, sobre la base del costo que la mayoría de las tecnologías de iluminación convencionales. El gasto adicional se debe en parte a la salida de lúmenes relativamente baja y al circuito de accionamiento y las fuentes de alimentación necesarias.
  • Fuente de luz de área: los LED no se aproximan a una fuente puntual de luz, sino a una distribución lambertiana, por lo tanto, son difíciles de usar en aplicaciones que requieren un campo de luz esférico.

En general, los focos LED son extremadamente eficientes, energéticamente hablando, y consumen hasta un 90% menos de energía que las bombillas incandescentes. Dado que los LED utilizan sólo una fracción de la energía de un foco incandescente, su uso refleja una notable reducción en los costos de energía, además de otros ahorros en dinero y energía destinados al mantenimiento y reemplazo, dada la larga vida útil de los LED, la cual se estima puede durar hasta 60 mil horas, en comparación con las mil 500 horas de las bombillas incandescentes.

Encuentra lo mejor en iluminación aquí